Translate

sábado, 25 de julio de 2015

LA DESQUICIADA ÁTROPOS


Una mañana al despertar
al abrir el portal de mi corazón,  
sentí en su palpitar
que tú, estabas ahí.

Fulgente, como un querubín
te vi abrazar la vida,
te sentí feliz
atrapando la energía,

eras la dueña de mi ser
la compañera de mis días,
en la reverberación de tu garganta
solo trinaba gratitud,

cruzando prados y valles
regocijada en vuelo
de terrosas alondras,
acariciabas los colores
de un arco iris, sin fin,
en la solana de tu alma
habitaba una inmaculada pasión.

El sagrado hilo de plata
de tu dulce y yerga vida,
ante la mirada torva
de la desquiciada Átropos
de vil forma cortó,
¡de mi carne te arrancó!

Pide a tus ángeles me lleven
a tu diestra quiero estar,
no sé hoy de otro amar...
ya no puedo esperar.

Autor: Jorge Aimar Francese Hardaick (Argentina)
Derechos reservados del autor (*)
Blog "Mis Pensamientos" 25-07-2015
http://crisfacu.blogspot.com
(Fotografía y video tomados de la web.)



1 comentario:

  1. Mitología Griega: Las Parcas
    En la actualidad muchas veces nombramos a la muerte como la Parca. Además, en muchas películas sobre la antigua Grecia se nombra a las Parcas como referencia a las que rigen el destino. ¿Quiénes eran estos seres mitológicos?
    Las Parcas eran tres diosas encargadas de regir la vida y el destino de los humanos e incluso de los dioses. Según algunas versiones, ellas ejecutaban las órdenes del dios del Destino, hijo de Caos y Nix, que contenía los destinos de los humanos en una urna que llevaba siempre con él.

    Las Parcas
    Las Parcas eran hijas de Temis y vivían en el Hades o Inframundo. Eran las encargadas de adjudicar a cada persona una parte de bien y de mal que llevaría a lo largo de su vida, pero que por medio de las acciones que llevase a cabo con los años podía crecer o aumentar. Sus decisiones eran firmes y jamás podían ser revocadas, el destino quedaba marcado por ellas.
    La más joven de las tres era Cloto, era la encargada de llevar los hilos y telas que coserían los destinos de cada persona, por lo que había gran variedad de tipos y colores dependiendo del destino que tuvieran. Así por ejemplo, la seda y el oro era para personas cuyos destinos fueran felices, mientras que la lana y el cáñamo eran para destinos más funestos.
    Su hermana Laquesis era la encargada de mover la rueca en la que se preparaban los hilos de Cloto. Por último, estaba la hermana mayor, Atropos. Ella era la encargada de cortar con unas largas tijeras el hilo que unía a la persona a la vida en cualquier momento y sin avisar.
    Así, la vida de todos y cada uno de los mortales estaba ligada a los designios de tres diosas que regían los destinos de cada uno de los seres que habitaban la Tierra, sin poder ellos hacer nada para controlar cuándo ponerle fin.

    ResponderEliminar