Translate

domingo, 15 de noviembre de 2015

QUISE NOMBRARTE.





En un otoño gris, donde la naturaleza 
es ponderante por su belleza 
por sus ocres y oxidados colores
invitando a ser un peregrino más 
entre los ríos de hojas mustias 
ancladas en el poroso suelo;
como protegiéndolo del frío 
en un apacible ocaso 
allí estabas tú... 
nunca hubiera imaginado verte.

Te observé a la distancia 
disfrutabas con tus manos 
recluidas en lo recóndito 
de los bolsillos de tu gabán 
jugando entre esos pergaminos 
amarillentos y rojizos, sin vida;
los que en un pretérito fueron 
frondosa vestimenta primaveral 
de los hoy desnudos árboles.

Dibujabas el suelo, dejando tu huella 
en un caminito sin tiempo, sin prisa.

Te observe sin que me vieras  
noté en ti una mirada triste 
con la niña de tus ojos 


cristalinos color cielo
como implorando en plegaria
no encontrarte sola; 
como si quisieras despojar 
de lo profundo de tu alma 
un pasado sentimiento 
que en continuo penar... 
navega el caudal de tus venas.

Quise nombrarte, quise gritarte... 
¡no me atreví!
solo deje que tu marcha 
castigara en mi, tu ausencia.

Te fuiste alejando 
hasta perder tu silueta 
entre la espesa bruma 
de ese frío otoño
al momento, una tibia lágrima 
surco mi aturdida mejilla;
mis abigarrados sentimientos 
me traicionaron tallando 
con sangre sobre mi piel
el verso más hermoso 
de la poesía de mi vida,

¡perdóname! yo aún 
también te seguiré amando 
en silencio.


Autor: Jorge Aimar Francese Hardaick (Argentina)
Derechos reservados del autor (*)
Blog "Mis Pensamientos" 26-08-2015
http://crisfacu.blogspot.com
(Fotografía y video tomados de la web



                                                                           

2 comentarios:

  1. Te felicito Amigo... muy buena tu poesía...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu palabras apreciado amigo Alejandro Celiberti. Recibe un afectuoso abrazo desde Argentina.

      Eliminar